La ilusión del secreto

Por Crispin B. Hollinshead

Como he dicho muchas veces antes, la disfunción central de nuestro tiempo es creer en la ilusión de la separación frente a la realidad de la unidad. Una de las manifestaciones de esta ilusión en el ámbito conceptual es la noción de un secreto: “algo que se guarda o se supone que los demás ignoren o no vean”.

La perspectiva newtoniana de la materia incorporó la imperfecta perspectiva cultural de la separación, pero fue reemplazada hace un siglo por la perspectiva cuántica, que entiende el mundo como fundamentalmente conectado por resonancia de ondas. Si bien la realidad unitaria siempre ha sido conocida por algunos místicos y pueblos indígenas, la manifestación social generalizada de esa conectividad se ha vuelto más obvia en las últimas décadas, con el auge de la comunicación electrónica basada en la física de la mecánica cuántica.

El primer teléfono inteligente, definido como computadora y teléfono celular, se presentó hace 25 años, y Apple produjo el primer iPhone hace 14 años. Ahora la mitad del planeta tiene teléfonos inteligentes y una quinta parte adicional tiene teléfonos celulares. Con tal interconexión de información, el secreto duradero es cada vez más fugaz.

Wikileaks demostró que la Agencia de Seguridad Nacional, y todas las otras agencias de tres letras, pueden saber todo lo que comunicamos por medio electrónico. Todas las plataformas de redes sociales realizan un seguimiento de lo que estás mirando cada segundo para que puedan ganar dinero vendiendo anuncios. Los 11 asistentes virtuales, como Now de Google, Alexa de Amazon o Siri de Apple, siempre están escuchando. El sistema de telefonía celular realiza un seguimiento y registra la ubicación general de cada teléfono celular activo, con el fin de dirigir rápidamente la señal al teléfono adecuado. Es probable que cualquier proyecto que incluya a más de tres personas eventualmente filtre información. Las noticias están llenas de piratas cibernéticos que entran en sistemas “seguros”. Esto puede estar motivado por la aplicación de la ley legítima, el lucro criminal personal, los intereses de seguridad nacional extranjeros, o para efectuar una transformación social mediante la divulgación pública de información dañina, previamente secreta.

En el nivel más esotérico, se ha demostrado que la conciencia y la conciencia son “no locales”, que operan fuera de las limitaciones de espacio / tiempo. Se ha demostrado la visualización remota en personas, animales e incluso plantas. Una parte significativa del planeta cree en la reencarnación, incluida una cuarta parte de los cristianos. El “tiempo de los sueños” aborigen australiano es un registro accesible de un continuo de pasado, presente y futuro, que les ha permitido vivir en un entorno difícil durante más de 65,000 años. 

Un ejemplo reciente de la fallida ilusión del secreto en nuestra era conectada digitalmente es la historia de Parler. Según Wikipedia, este servicio de redes sociales autoproclamado de “libertad de expresión” se lanzó en agosto de 2018, desarrollando rápidamente una base de usuarios de partidarios de Donald Trump, conservadores y la extrema derecha, publicando contenido extremista, antisemitismo, misoginia y teorías de conspiración como QAnon. Después de los informes de que Parler se utilizó para coordinar el asalto al Capitolio de los Estados Unidos. En 2021, el sitio se desconectó el 10 de enero de 2021, cuando Amazon Web Services canceló sus servicios. La escasa seguridad del sitio web permitió a un investigador externo descargar aproximadamente 80 terabytes de publicaciones de Parler, incluidos más de 1 millón de videos, incluidos datos de ubicación GPS, justo antes de que Parler se desconectara. Estas personas nunca esperaron que su conspiración secreta se hiciera pública, pero la gran cantidad de datos se publicó en línea para ser utilizado como prueba contra los que participaron en la insurrección.

Los participantes ayudaron aún más a las fuerzas del orden al publicar sus acciones sediciosas en las redes sociales, que ya se han utilizado como prueba para presentar cargos. Un sitio revisó todas las publicaciones y sacó y publicó 6000 caras diferentes, pidiendo ayuda pública para identificarlas a todas.

Es un paso radical para abandonar la ilusión del secreto. El secreto es un intento de evitar la responsabilidad o las consecuencias de nuestras acciones. La alternativa exige total responsabilidad, viviendo nuestras vidas comprometidas con la integridad de todo lo que pensamos, decimos y hacemos. Teniendo en cuenta las consecuencias de nuestras acciones, entonces elegimos seguir adelante con nuestras elecciones, aceptando voluntariamente los resultados. Esto puede conducir a una mayor moralidad, como han señalado los maestros espirituales durante milenios, porque reconocer la ilusión del secreto proviene de reconocer la unidad de la realidad. Este es el entendimiento esencial detrás de la Regla de Oro.

Crispin B. Hollinshead vive en Ukiah. Este y otros artículos se pueden encontrar en cbhollinshead.blogspot.com.

image by freepick.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!