El fallo de la Suprema Corte pone en la mira la ley de portación de armas en California

Pistolas semiautomáticas de venta en una tienda de Oceanside, el 12 de abril de 2021.Fotografia de Bun Guan, Reuters

Por Ben Christopher

La Suprema Corte Suprema de los Estados Unidos emitió uno de sus fallos más importantes sobre la ley de armas en más de una década, descartando las restricciones del estado de Nueva York sobre quién puede portar un arma oculta en público.

Los activistas por los derechos de armas están celebrando la decisión de 6 votos contra 3, mientras que los defensores de las leyes de armas más estrictas la critican. Ambos están de acuerdo en que la ley similar de California puede ser la próxima en ser impugnada.

El fallo probablemente marque la expansión más dramática de los derechos de armas en los Estados Unidos desde 2008, cuando la Corte Suprema aclaró por primera vez que el derecho de la Segunda Enmienda a “tener y portar” armas de fuego se aplica a los ciudadanos individuales, no solo a los miembros de las milicias estatales. Pero ese fallo solo afirmó el derecho a la “autodefensa dentro del hogar“, dejando a los estados con amplia discreción sobre si controlar las armas en otros lugares y cómo hacerlo.

Esta nueva ley trae ese derecho constitucional fuera del hogar.

La mayoría de los estados emiten licencias para que las personas puedan portar un arma y traerla escondida o no requieren ninguna licencia. Pero en ocho estados, los solicitantes deben demostrar una necesidad imperiosa antes de que se les conceda permiso para llevar un arma de fuego oculta. Actualmente Nueva York y California tienen esas leyes. 

La facilidad con la que un californiano puede obtener un permiso para portar armas depende de dónde viva. Eso es porque en California estas licencias son emitidas por la policía local, ya sea por los jefes de policía de la ciudad o por los alguaciles del condado. Y aunque la ley estatal requiere que los solicitantes demuestren una “buena causa”, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley local tienen amplia libertad para definir lo que eso significa.

En los condados con alguaciles republicanos (Sacramento y Tehama, por ejemplo), los permisos se otorgan a todos los solicitantes calificados siempre y cuando paguen las tarifas necesarias, tomen una clase de seguridad con armas de fuego según lo exige la ley estatal y que no tengan antecedentes penales.

San Francisco se encuentra en el extremo opuesto del espectro. De acuerdo con las pautas del alguacil del condado, un solicitante que vive en la ciudad debe “proporcionar pruebas convincentes” de que corre un “riesgo significativo de peligro” que la policía local “no puede abordar adecuadamente” y “no puede evitarse razonablemente con medidas alternativas”.

El fallo de la corte no invalida de inmediato las políticas restrictivas de porte de armas oculto como las de San Francisco. Pero hace que los desafíos legales contra todo el sistema discrecional de California tengan muchas más probabilidades de éxito.

Chuck Michel, presidente de California Rifle & Pistol Association, dijo que planea presentar un informe complementario en un desafío existente contra el sistema de licencias de portación de armas ocultas en el condado de Los Ángeles.

Al mismo tiempo que el tribunal supremo de la nación amplía el alcance de la Segunda Enmienda, el Congreso está a punto de agregar algunas medidas adicionales de protección. En respuesta al tiroteo masivo en Uvalde, Texas, en el que un hombre armado mató a 19 niños y dos maestros con un rifle semiautomático, el Senado de los EE. UU.  anunció el miércoles un proyecto de ley bipartidista sobre armas a pesar de las objeciones de la Asociación Nacional del Rifle.

Si es aprobada por la Cámara de Representantes y firmada por el presidente Joe Biden, como se espera, esta nueva ley aumentaría algunas verificaciones de antecedentes para los posibles compradores de armas más jóvenes. También proporcionaría fondos a los interesados ​​en introducir “leyes de bandera roja“, que facilitan que las autoridades retiren temporalmente las armas de fuego de aquellos que se consideran una amenaza para ellos mismos o para otros.

Los legisladores demócratas en California también están considerando pasar nuevas leyes de uso/portación de armas. Eso incluye una legislación que expondría a los vendedores y fabricantes de armas a una variedad de demandas por violar las reglas estatales sobre armas o comercializar armas y municiones a menores u otras personas a las que no se les permite poseerlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!