Los adolescentes en la post-pandemia

Por Ben Anderson, LCSW

Una historia reciente en The Atlantic titulada “Por qué los adolescentes estadounidenses están tan tristes” presenta muchos puntos interesantes. Como terapeuta y padre de un hijo adolescente, no pude evitar preguntarme cuál es la raíz de este problema y cómo podemos mejorar las cosas.

La pandemia ha sido difícil para muchas personas por muchas razones. Yo diría que ha sido particularmente difícil para los adolescentes debido a sus etapas de desarrollo tanto física como socialmente. Las investigaciones indican que, en promedio, los cerebros femeninos no alcanzan la madurez completa hasta alrededor de los 25 años y los cerebros masculinos suelen tardar un par de años más. Si bien el cerebro aún está evolucionando, las personas pueden pasan muchos años tomando decisiones impulsadas por la amígdala en lugar de la corteza prefrontal. Dicho de otra manera, toman decisiones basadas en cómo se sienten en el momento en lugar de lo que piensan.

Si usted es alguien que ha pasado mucho tiempo con adolescentes, es posible que se pregunte: “¿En qué estaban pensando?” La respuesta es que no estaban pensando tanto como sintiendo. A menudo, el proceso de la toma de decisiones de los adolescentes se puede resumir en una pregunta: “¿Cómo me siento acerca de esto en este momento?”

Socialmente, se están “individuando” de sus familias y descubriendo quiénes son como personas y en el contexto de grupos de amigos. Esta tarea de desarrollo requiere pasar tiempo lejos de la familia y los amigos, lo cual fue un gran desafío durante las primeras etapas de la pandemia.

Los que somos un poco mayores podemos afirmar que la adolescencia es difícil aun sin la pandemia. Con una pandemia, muchos adolescentes se vieron privados de las interacciones sociales que nos ayudaron a vivir la vida a esa edad. Al igual que con los adultos, algunos adolescentes son más resistentes que otros. Me gusta la analogía de que todos estamos en la misma tormenta, pero no en el mismo barco. Algunas personas tienen la capacidad de recuperación suficiente para enfrentar las grandes olas como si estuvieran en un gran barco, mientras que otras se aferran desesperadamente a su salvavidas, empapándose y sintiéndose miserables.

Como grupo, los adolescentes no suelen ser la gran multitud de los barcos, y las encuestas sobre la salud mental de los adolescentes muestran que muchos de ellos están casi cerca de ahogarse. La historia en The Atlantic compartió datos de una encuesta gubernamental de 2021 que indica que “de casi 8000 estudiantes de high school… más de una de cada cuatro niñas informaron que habían contemplado seriamente intentar suicidarse durante la pandemia, que era el doble de la tasa de los niños. Casi la mitad de los adolescentes LGBTQ+ dijeron que habían contemplado el suicidio durante la pandemia, en comparación con el 14 por ciento de los heterosexuales y cisgénero”.

Estas cifras alarmantes coinciden con lo que estamos viendo en las escuelas y clínicas de salud. Cuando los adolescentes sienten un profundo dolor emocional, los niños a menudo tienden a externalizar su dolor emocional arremetiendo contra ellos, discutiendo o peleando. Las niñas, por otro lado, son más propensas a internalizar las emociones, pasando desapercibidos mientras se involucran en conductas autolesivas como cortarse o desórdenes alimenticios. Estamos viendo estos comportamientos y más.

Durante la pandemia, los adolescentes sufrieron todo tipo de dificultades. Las tasas de violencia doméstica y abuso infantil aumentaron. El consumo de alcohol y drogas aumentó. Los padres perdieron sus trabajos y los adolescentes se sintieron desesperanzados y parcialmente responsables de la situación de su familia. Los adolescentes perdieron seres queridos. Algunos quedaron huérfanos. Otros quedaron atrapados en hogares inseguros. No es de extrañar que los adolescentes la estén pasando mal.

Incluso en hogares amorosos donde los padres tienen el interés y la capacidad de apoyar a sus hijos, a los adolescentes les puede resultar difícil identificar lo que sienten, y mucho menos acudir a sus padres en busca de ayuda. Entonces la pregunta es, ¿qué pueden hacer los padres?

Primero, es importante reconocer los síntomas de la depresión y la ansiedad, las dos condiciones de salud del comportamiento más comunes. Para los adolescentes, la irritabilidad suele ser el signo número uno de depresión. Si bien la irritabilidad es un rasgo común de los adolescentes, me refiero a una irritabilidad constante día tras día, o un gran salto en la irritabilidad. Otros signos incluyen falta de motivación, desánimo y problemas para dormir, entre muchos otros. Para la ansiedad, a menudo es la incapacidad de dejar de preocuparse, lo que puede manifestarse en dolores de estómago, dolores de cabeza y tensión muscular.

En lugar de sentarse frente a su hijo en la mesa de la cena y haciéndole muchas preguntas sobre cómo se siente, considere dar un paseo. Los viajes en automóvil eliminan la expectativa de que se mirarán a los ojos, y esto puede facilitar las cosas. Luego, recomiendo expresar sus preocupaciones, recordarles que los ama y explicarles que a veces la vida puede ser abrumadora para todos, y que, si están interesados, podría ser útil hablar con un consejero. Otra opción, es hacer una cita con su pediatra y hágale saber sus inquietudes. Los proveedores de atención primaria, como los pediatras, pueden facilitar una remisión a un especialista en salud conductual si es necesario.

Para obtener más información sobre cómo apoyar la salud mental de su adolescente, visite mhanational.org.

Ben Anderson, LCSW, es el director de Salud conductual en MCHC Health Centers, una organización basada en la comunidad y dirigida por pacientes que atiende a los condados de Mendocino y Lake, brindando servicios integrales de atención médica primaria, así como servicios de apoyo como educación y traducción que promueven el acceso a la asistencia sanitaria. Obtenga más información en mchcinc.org.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!