Educando líderes sobre la necesidad de ampliar los servicios de salud conductual

Por Kelly Kesey, Encargada de Mercadotecnia y Comunicaciones

Ukiah y Lakeport, CA – Se le pidió a Ben Anderson, LCSW, director de salud conductual de los centros de salud de MCHC, que se desempeñara como defensor de la fuerza laboral de salud conductual, en un panel de expertos que brindan información vital a los líderes. El senador Wiener, presidente del Caucus de Salud Mental del Senado de California, y sus colegas estuvieron presentes.

Los temas de discusión fueron el papel que juegan los Centros de Salud Comunitarios en la prestación de servicios de salud mental, las formas en que podemos mejorar la prestación de atención y los mejores caminos para superar los desafíos de acceso y equidad. Estamos agradecidos de que nuestros líderes estatales estén involucrando a los centros de salud comunitarios en esta importante discusión que impactará el bienestar de nuestra comunidad rural.

Ben se unió a otros líderes de atención médica para agradecer a los legisladores del Capitolio por sus esfuerzos que han permitido que los centros de salud como MCHC sirvan a nuestra comunidad de formas no tradicionales, como el realizar sesiones de terapia por teléfono o telesalud durante la pandemia (se aprobó un estatuto de emergencia); y para luego extender estas flexibilidades más allá de la emergencia declarada. Continuar con estas flexibilidades ayudará a garantizar que los pacientes que no puedan acudir a la clínica para las visitas en persona puedan hablar con su terapeuta por teléfono o mediante una consulta por video.

Ben dijo: “Aprecio que los líderes de nuestro estado se estén acercando a los centros de salud rurales para comprender los desafíos únicos que conlleva vivir en un área con cobertura limitada de Internet y telefonía celular, y sin transporte público. Algunos de nuestros pacientes, conducen una hora, solo para llegar a su cita y los pacientes que residen en el condado de Lake o Covelo deben manejar carreteras peligrosas. Otras personas, sin un vehículo o dinero para gasolina, pueden caminar una milla o más para llegar a la parada de autobús más cercana. Si tiene dolor crónico o se siente enfermo, no es probable que realice esta caminata; en cambio, es probable que simplemente no reciba la atención que necesita “.

No se trata solo de una cuestión de acceso, sino de equidad. ¿Por qué los pacientes de bajos ingresos tienen menos acceso a un tratamiento de salud mental? Los miembros de la comunidad sin transporte, Internet de alta velocidad y / o computadoras deben recibir atención. Además, tenemos algunos pacientes con sistemas inmunológicos comprometidos, que corren el riesgo de enfermarse gravemente cada vez que ingresan a un área pública y se exponen a bacterias y virus.

Los líderes de la atención de la salud abogaron fuertemente por la continuación de las flexibilidades adicionales que se han permitido durante la emergencia declarada. Una de esas flexibilidades es la capacidad de los centros de salud para utilizar los servicios de proveedores de salud mental que han obtenido una maestría y están registrados en la Junta de Ciencias del Comportamiento de California, pero que aún no han acumulado las 3200 horas completas de experiencia, bajo la supervisión. de un proveedor con licencia, para ser elegible para tomar los exámenes de licencia. Los servicios de salud mental especializados para pacientes ambulatorios han tenido esta opción en el pasado, sin embargo, los centros de salud comunitarios no la han tenido hasta la emergencia de COVID. Esperamos que estas flexibilidades continúen más allá de la emergencia declarada y ayuden a reducir la escasez de terapeutas capacitados para satisfacer la mayor demanda que California está experimentando actualmente.

Además de participar en el panel, Ben comenzó recientemente es el vice-presidente de Behavioral Health Peer Network con la Asociación de atención primaria de California y, junto con expertos de centros de salud de todo el estado, analizará cómo podemos estructurar mejor nuestro modelo de atención. para ayudar a las personas y las familias a lidiar con el estrés que han traído estos últimos años. Al reflexionar sobre el año pasado, vemos como es tan vitalmente importante es abogar por estos cambios. Nuestro equipo de terapeutas ha estado trabajando con miembros de la comunidad que experimentan TEPT, depresión, ansiedad, uso de sustancias, violencia doméstica, etc. y sabemos que estas luchas continuarán más allá del tiempo en que COVID ya no esté en los titulares. Al observar cómo nuestros pacientes han utilizado los servicios de salud conductual en el último año, principalmente por teléfono o telesalud, vemos varias tendencias clave: ¡Más miembros de nuestra comunidad quieren tener una cita con una terapeuta y más pacientes que programaron una cita, la mantuvieron!

El director ejecutivo de MCHC, Scott McFarland, habla del impacto de estos esfuerzos: “Los centros comunitarios de salud son fundamentales para la prestación de atención médica en nuestra nación, y atienden a más de treinta millones de pacientes en más de 12,000 comunidades en todo el país. Por lo tanto, debemos representar las necesidades de nuestra comunidad y educar a los legisladores sobre cómo se debe expandir el modelo de atención. Tener uno de nuestros líderes clínicos a la vanguardia de este esfuerzo ayudará a impulsar el mensaje y guiará el futuro de cómo se desarrollan los servicios de salud conductual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!