La Depresión Post-parto y la Ansiedad durante la Pandemia

Por Anna Hendricks

Tener a un recién nacido lo cambia todo, ya sea el primer bebé, la incorporación de un niño pequeño activo o uno de muchos niños. Dar a luz a un bebé es una enorme responsabilidad y conlleva enormes emociones, tanto buenas como malas. Durante siglos, las comunidades se han reunido en torno a los nuevos padres para brindar apoyo emocional y práctico antes, durante y después del nacimiento de un nuevo bebé. Pero la pandemia ha impedido que las personas se unan, aislando a muchas nuevas mamás en el proceso.

Una de las razones por las que este aislamiento es tan peligroso es porque, en los días posteriores al nacimiento de sus bebés, muchas mujeres sufren cambios de humor, episodios de llanto, ansiedad y dificultad para dormir, lo que colectivamente se denomina “depresión posparto”. Para algunas, estos síntomas son más intensos y pueden durar varias semanas o incluso meses; se trata de una afección más grave llamada depresión posparto o ansiedad posparto. Y el aislamiento puede empeorarlos.

La depresión y la ansiedad tienden a aumentar si no la persona no tiene un tratamiento o apoyo. Durante la pandemia, tanto la depresión como la ansiedad han aumentado en la población general y de manera significativa en las mujeres que se convierten en madres. Lamentablemente, muchas madres primerizas se han negado a buscar la ayuda que necesitan de sus propios apoyos sociales por temor a ponerse ellas mismas o sus bebés en riesgo de contraer COVID-19.

Incluso en el mejor de los casos, a muchas personas les resulta difícil pedir ayuda. Creen que deberían poder usar su propia capacidad y voluntad para salir de la depresión o la ansiedad, pero estos problemas no tienen nada que ver con la inteligencia o la fuerza. Pedir ayuda no significa que alguien sea débil o incompetente. Pedir ayuda en realidad requiere mucho coraje y ser vulnerable es realmente difícil. Todos pasamos por crisis y todos necesitamos y merecemos ayuda de vez en cuando.

Cuando trabajo con pacientes, pasamos por un proceso de descubrimiento para comprender mejor sus preocupaciones y cómo podemos mejorar las cosas. Todos somos diferentes. Algunas personas se sienten mucho mejor después de aprender algunos ejercicios en base y atención plena para contrarrestar los pensamientos inútiles y descabellados los cuales son alimentados por la ansiedad. Otros se benefician de la medicación para evitar que a consecuencia de los estados de ánimo oscuros se caigan en el abismo. Otros se benefician al estar conectados con los recursos comunitarios para abordar desafíos como la vivienda y la inseguridad alimentaria.

Aunque cada persona es única, todos pueden beneficiarse de un poco de cuidado personal. Esto puede incluir cosas simples como tomarse un momento para respirar profundamente cuando se sienta abrumado o tomarse el tiempo para estar atento en las actividades cotidianas. El autocuidado no tiene por qué ser otra tarea que dejamos de hacer, sino algo que está integrado en la forma en que nos movemos todos los días. El autocuidado también puede ser una conciencia sobre el diálogo interno negativo. Es asombroso cómo podemos ser tan estrictos con nosotros mismos. Nos decimos cosas que nunca le diríamos a las personas que amamos. Con frecuencia ayudo a los pacientes a replantear una situación, tratando de ver las cosas sin culparme ni juzgarme. En lugar de decir: “Soy una mala madre y una fracasada”, diga: “Esto es muy difícil. Me estoy ocupando de lo más importante y estoy haciendo un buen trabajo”. Es importante reconocer las hazañas o los grandes logros que las nuevas mamás están haciendo cada día. Si tiene un recién nacido y pudo bañarse, vestirse, comer y ayudar a su bebé a hacer lo mismo, es una victoria. Muchos de los juicios que hacemos provienen de comparar la realidad de una situación con alguna versión idealizada que tenemos en la cabeza. Es importante restablecer las expectativas.

El proceso de aprender a manejar la depresión y la ansiedad lleva tiempo y, a veces, a los demás les resulta difícil entender cómo son la depresión y la ansiedad posparto. A veces, estos sentimientos se complican aún más con el trauma o el dolor, ya sea que estén relacionados con el embarazo y el parto o no. A menudo les recuerdo a las nuevas mamás que sean amables consigo mismas y las ayudo a encontrar apoyo adicional si es necesario. Para algunos pacientes, es posible que solo se necesiten unas pocas sesiones para brindar ayuda de primer nivel, para validar y normalizar sus sentimientos y brindar algún tratamiento y apoyo. Los ejercicios de respiración, la conexión con los cinco sentidos, la conexión con otros adultos, salir de vez en cuando y simplemente permitir algo de gracia pueden ayudar a las nuevas mamás a sentirse mejor.

Anna Hendricks es consejera de atención primaria en el departamento de salud de la mujer en MCHC Health Centers, una organización basada en la comunidad y dirigida por pacientes que atiende a los condados de Mendocino y Lake, brindando servicios integrales de atención primaria de salud, así como servicios de apoyo como educación y traducción que promueven el acceso. a la asistencia sanitaria. Obtenga más información en mchcinc.org.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!