La Importancia de la Salud: El dormir bien disminuye el estrés en los niños

Por Casey Johnston, MD

Cuando comenzó la pandemia, nadie sabía cuánto duraría. Muy pocos de nosotros pensamos que nuestros hijos pasarían todo un año asistiendo a la escuela por videoconferencia, y nunca imaginamos que tendríamos que lidiar con la interrupción, el miedo y el aislamiento social asociados con COVID-19 en el 2021.

Muchas familias han podido tomarse las cosas con calma, pero, aun así, cambios como este tienen un precio. Con el tiempo, estas presiones se acumulan y el estrés crónico puede comenzar a afectar nuestra salud de formas que quizás no sepamos. Todos sabemos que los niños son esponjas. Detectan señales sutiles y no tan sutiles de que las cosas no van bien. Como padres, depende de nosotros ayudarlos a reconocer sus sentimientos y a trabajar a través de ellos, y a regular los nuestros.

Dormir suficiente tiempo

Probablemente, la acción más importante que podemos tomar como padres para ayudar a nuestros hijos a mantenerse saludables en este momento es asegurarnos de que duerman lo suficiente. Según la Fundación del Sueño (sleepfoundation.org/children-and-sleep), “Además de tener un efecto directo sobre la felicidad, el sueño afecta el estado de alerta y la atención, el rendimiento cognitivo, el estado de ánimo, la resiliencia, la adquisición de vocabulario y el aprendizaje” y ” atención y desarrollo de las habilidades motoras “.

Por lo tanto, si los niños no duermen lo suficiente, es probable que se vuelvan más irritables, menos resilientes, más distraídos y menos capaces de desempeñarse en la escuela. ¿Todo esto lo ves en alguien que conoces?

Cuando los niños no duermen lo suficiente, el cerebro comienza a producir cortisol, la hormona del estrés. Para periodos cortos, el cortisol es excelente; cuando necesitas una respuesta rápida o de sobrevivencia, es increíble. Pero, cuando el cortisol inunda el torrente sanguíneo durante largos períodos de tiempo, las cosas se desequilibran. Demasiado cortisol puede causar ansiedad y depresión, dolores de cabeza, problemas de memoria y concentración, problemas digestivos y dificultad para dormir. También puede causar problemas con el metabolismo y la insulina, lo que puede provocar diabetes tipo 2.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), “La insuficiencia de sueño se ha relacionado con el desarrollo de una serie de enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares, la obesidad y la depresión” y que “optimizar la duración y la calidad del sueño puede ser importante para mejorar el control del azúcar en sangre “.

Cuando tiene diabetes, su cuerpo no puede regular la cantidad de glucosa en su torrente sanguíneo. La glucosa es importante porque se convierte en energía para alimentar cada célula de su cuerpo. La insulina es la hormona que regula la glucosa y le permite alimentar sus células. Con la diabetes tipo 2, la insulina no funciona tan bien, lo que puede resultar en una mala regulación de la glucosa en el cuerpo. Para los niños que están genéticamente predispuestos a la diabetes, la insuficiencia crónica del sueño y una inundación prolongada de cortisol pueden afectar la regulación de la insulina y la energía. He visto un aumento significativo en la resistencia a la insulina y la diabetes en pacientes pediátricos desde que comenzó la pandemia, una tendencia preocupante.

Qué hacer

Entonces, ¿qué pueden hacer los padres? Trabajar con niños y adolescentes para crear una rutina para la hora de dormir puede mejorar el sueño. Esto debe incluir limitar el tiempo que pasan frente a la pantalla al menos una hora antes de acostarse y, si es posible, quitarles los dispositivos electrónicos de los dormitorios durante la noche. Claramente, las rutinas variarán según la edad del niño, pero todos podemos beneficiarnos de una rutina que le indique al cuerpo que es hora de apagarse.

Uno de los desafíos de la pandemia es que los dormitorios ahora se utilizan para muchas de las actividades del día, desde tareas escolares hasta tiempo para socializar con los compañeros y el entretenimiento, principalmente con pantallas que emiten luz azul que nos mantiene despiertos. Lo ideal es que las camas solo se utilicen para dormir; de esa manera, cuando nos metemos en la cama, nuestros cuerpos saben qué hacer. Si esto no es práctico, al menos asegúrese de que esté oscuro, fresco y tranquilo a la hora de acostarse para que el cerebro pueda descansar y recargarse.

Si desea apoyo para desarrollar la rutina de sueño de su hijo o está preocupado por el nivel de estrés de su hijo, programe una cita con el pediatra de su hijo(a). Podemos ayudarle a evaluar el bienestar de su hijo y trabajar con usted para ayudarlo a lograr una salud óptima.

La Dra. Johnston es pediatra en MCHC Health Centers, una organización basada en la comunidad y dirigida por el paciente que atiende a los condados de Mendocino y Lake, brindando servicios integrales de atención primaria de salud, así como servicios de apoyo como educación y traducción que promueven el acceso a la atención médica. Todos los centros de salud de MCHC aceptan Medi-Cal / Partnership HealthPlan of California, Medicare, Covered California y otros seguros. Obtenga más información en mchcinc.org.

Casey Johnston, MD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!