Nuestro preocupante futuro con el plástico

por Crispin B. Hollinshead

De todos los seres vivos, solo los humanos hacen productos que no pueden deshacerse/descomponerse y ser reutilizados de otras maneras. Los microorganismos tienen dificultades para digerir el plástico, lo que lo hace biológicamente indisponible como nutriente, por lo que dura décadas, quizás siglos.

El primer plástico sintético, la baquelita, se produjo en 1907. Se descubrieron más fórmulas para hacer plástico durante las siguientes décadas, y la producción se incrementó después de la Segunda Guerra Mundial. Desde 1950, se han fabricado más de 9 mil millones de toneladas de plástico. Se producen 380 millones de toneladas de plástico al año y la gran mayoría se convierte en basura en un año. Solo el 10 por ciento se recicla, el 20 por ciento se incinera y la mayoría va a los lugares donde se entierra la basura. Se ha encontrado basura de plástico en todos los continentes, desde la cima del Monte Everest hasta las profundidades de la Fosa de las Marianas.

Una gran parte termina en el océano, lo que se notó por primera vez a fines de la década de 1960. Ahora se estima que hay más de 150 millones de toneladas de plástico en el océano, y se agregan 8 millones de toneladas anualmente. Hay cinco enormes “islas” de basura plástica flotante en los océanos, la más grande, en el Pacífico norte, es más grande que Texas. En la superficie de estos montones, el plástico es 180 veces más numeroso que los nutrientes, lo que está devastando la vida marina. Para el 2050, el océano tendrá más plástico en peso que peces.

Si bien no es digerible, la estructura molecular del plástico se descompone en pedazos cada vez más pequeños debido a la temperatura, el movimiento y la luz solar, creando microplásticos, que ahora están en el aire, la lluvia y la nieve. El plástico bio se acumula y por tanto está en todo lo que comemos. El plástico se encuentra en nuestra sangre y en la leche materna. Cada semana comemos una tarjeta de crédito de plástico, más de 40 libras en toda la vida.

Los microplásticos que ingresan al cuerpo humano a través de la ingestión o inhalación pueden provocar una variedad de impactos en la salud, que incluyen inflamación, cáncer y enfermedades cardiovasculares, y nos expone a sustancias químicas que se encuentran en los plásticos que se sabe que son dañinas. Estos químicos, llamados disruptores endocrinos, imitan a las hormonas y se han relacionado con una variedad de problemas de salud, que incluyen obesidad, problemas de órganos, retrasos en el desarrollo de los niños y problemas reproductivos.

La viabilidad de los espermatozoides está disminuyendo en el mundo desarrollado. Un artículo en la revista GQ, del 4 de septiembre de 2018, “Sperm Count Zero”, de Daniel Halpern, informó sobre una investigación que muestra que los recuentos de espermatozoides habían disminuido más del 50 por ciento entre 1973 y 2011 en hombres de América del Norte, Europa, Nueva Zelanda y Australia. Cuando se les preguntó por qué, los científicos dijeron que era la cantidad sin precedentes de sustancias químicas que ahora ingresan rutinariamente al cuerpo humano.

“Ha habido una revolución química a partir de principios del siglo XIX, y detonó después de la Segunda Guerra Mundial, cuando cientos de nuevos productos químicos llegaron al mercado en un período de tiempo muy corto”. Muchos compuestos químicos que se utilizan para hacer que el plástico sea duro (como el bisfenol A o BPA) o blando (como los ftalatos) pueden imitar el estrógeno en el torrente sanguíneo, por lo que es probable que los hombres con muchos ftalatos en su sistema produzcan menos testosterona y menos espermatozoides.

Los datos en todo el mundo son tan claros y consistentes que la tendencia es inconfundible: para 2045, el recuento medio de espermatozoides en los hombres se dirige hacia cero. “Esto significa que la mitad de los hombres tendrían cero espermatozoides viables y el resto muy cerca de cero”.

Algunas personas sienten que los humanos son demasiado estúpidos para sobrevivir, pero no estoy de acuerdo. Soy un catastrofista optimista. Si bien las noticias de todos los días afirman la catástrofe, mi lado optimista está arraigado en la creencia de que todavía estamos creciendo, en medio de una evolución en la conciencia, como lo afirma la belleza de la primavera. Como dijo Cristo, mientras lo estaban crucificando por ser un socialista revolucionario, “perdónalos, porque no saben lo que hacen”. Elijo el optimismo, ya que mejora mi experiencia de vida, pero tenemos mucho trabajo por hacer.

Crispin B. Hollinshead vive en Ukiah. Este y otros artículos se pueden encontrar en cbhollinshead.blogspot.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!